Mugriento y Basuriento…

“Mugriento y basuriento”

Mugriento y Basuriento son dos perrillos de esos que rondan los basureros en busca de un soñado chuletón tirado por error, constantemente mirando asustadizos a su alrededor, con los instintos de supervivencia aguzados como sólo puede hacerlo él hambre, ya que hay otros perros, grandes y chicos, jóvenes y viejos, y hasta perrillas que andan a la gresca disputándoles el mejor sitio del vertedero.
Ellos en su momento dieron tarascadas para llegar hasta allí, y ahora defienden como pueden los sitios contra otros perretes que en su momento y con las tripas más llenas, no les peleaban el sitio, pero ahora ha bajado la cantidad de restos en las bolsas, y ya las amistades y los pactos de no agresión, con las bolsas vacías… lo son menos.
Es un vertedero donde van a parar todas las bolsas de todos lados, del norte, del sur, del este y el oeste y hasta del centro.
Basuriento es un perrillo de pelo largo, al que por ese largo pelo se le adherían la mugre y los fluidos putrefactos. Era un perro que antes iba de aquí para allá con uno que soplaba una flauta, pero que un día en una plaza muy grande, con un gran reloj, donde había mucha gente, y donde había también muchos sopladores de flautas como su amo, se perdió, lo buscó por los sitios por los que solían parar antes, pero nada…parece que su amo humano ya no iba a los parques a fumar aquello que olía tan raro.
Mugriento era otro perrillo, de pelo corto y más espigado que basuriento, y de la misma manera que su socio perruno, llegó al mejor sitio del basurero a base de dentelladas, antes, tenía unos amos que lo iban llevando de un lado a otro donde le daban de comer, hasta que lo llevaron a aquel basurero, el mejor y más grande basurero…en realidad lo habían abandonado, pero él nunca lo supo… mordió mucho y a muchos para coger aquel sitio allí, y ahora había muchos perros chicos dispuestos a morderle en las patas, y también grandes, con más peligro para su cuello.
Al poco tiempo de coincidir allí, vieron que les convenía más hacer una alianza perruna, y así defenderse juntos de los demás perros que venían de un lado o de otro…pero la realidad es que ni uno ni otro daban del todo la espalda al otro…sobre todo Mugriento, el más espigado, en el fondo sabía que Basuriento, el más sucio de los dos perros, el que tenía el pelo más largo, siempre lo estaba mirando, con un ojo a lo que comía y con el otro ojo a su cuello presto a encontrar el momento de un ataque mortal…

Veo a Pedro y a Pablo y no puedo evitar acordarme de Mugriento y de Basuriento…
Ahora, Pedro Sánchez ya ha sido desahuciando del PSOE, y Basuriento, perdón, Pablo Iglesias mira otros cuellos a los que morder en el gran basurero, incluido el de Errejón…
Basuriento siempre tendrá cuellos a los que querer morder, va en su genética, la ideología Leninista, Lenin también fue un perro comunista, y también mordía por sistema tanto a amigos como a enemigos.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s