ONGs : LOS NUEVOS TRANSPORTISTAS MARÍTIMOS DE LAS MAFIAS DEL TRÁFICO DE PERSONAS

ONGs :   LOS NUEVOS TRANSPORTISTAS MARÍTIMOS DE LAS MAFIAS DEL TRÁFICO DE PERSONAS

CD2C6BF2-A0FC-46B8-97FD-339BBD94FF1B

En vez de devolver a las personas supuestamente rescatadas a unas distancias de entre 5 y 55 kilómetros de la costa, hasta el puerto más cercano a tierra, los barcos de las ONGs emprenden rutas de 300 kilómetros como mínimo en el caso de Lampedusa, en Italia, o varios cientos de kilómetros más si son otros lis destinos elegidos o acordados con las bandas mafiosas. Difícilmente se puede justificar recoger una lancha neumática a 5 kilómetros de la costa, y emprender una travesía marítima de 300 kilómetros, si no es con una oscura intencionalidad política, ideológica y con beneficio económico camuflada de acto humanitario de esas ONGs.

Tras el falso mensaje de las ONGs acerca de la supuesta labor humanitaria y de rescate de personas en alta mar que llevan a cabo como cortina de humo, se encuentran las MAFIAS internacionales que trafican con personas. Y las ONGs sus más directos colaboradores.

La hipocresía social, política y económica de estas ONGs es inmensa, se han convertido en los transportistas, en los taxistas marítimos de las mafias traficantes de personas. En colaboradores necesarios.

Las mafias, conscientes de que las playas llenas de cadaveres, o el mar lleno de cuerpos de seres humanos ahogados flotando llamaba demasiado la atención internacional y despertaba el alarmismo de la prensa, pasaron a reinventarse y a aliarse con las ONGs con embarcaciones marítimas que se dedicaban al rescate de personas en el mar, personas por las que las organizaciones “humanitarias” a su vez reciben subvenciones económicas en función de la cantidad de personas que cada una de todas estas ONGs “rescatan”, y hay que entrecomillar la palabra “rescate” porque en realidad en la actualidad ya no rescatan a nadie, en la actualidad recepcionan en el mar, en puntos concertados con las mafias, a las personas migradas, casi pastoreadas como ganado a través del África negra por las mafias, y ya en menor medida a los migrantes procedentes de países árabes, Pakistán, Irán, Siria etc… Se ha hecho una amalgama informativa entre migración económica, y supuestos migrantes políticos como refugiados…

De este modo, gracias a las ONGs, las mafias cada vez utilizan embarcaciones más económicas y por lo tanto con mayor beneficio para ellos, simplemente a veces los remolcan y se aseguran de que los migrantes lleguen sanos y salvos a los puntos de recogida acordados con las ONGs para hacerles entrega de la carga de carne humana con beneficio para todos ellos, las mafias ya han cobrado sin necesidad de emprender largas travesías, ni personal ni embarcaciones especializadas para largas travesías por mar abierto, ya que cada vez son más cercanos a tierra los puntos acordados con las ONGs de recogida del tráfico humano.

La alianza y connivencia entre las mafias y las ONGs es real, las ONGs ya conocen con días de antelación los puntos de recogida de personas en el mar, esos puntos son negociados y pactados entre las diferentes ONGs con las diferentes mafias, y a veces hasta subastados, ya que las mafias cobran de las ONGs en función del número de personas que se transporte en cada embarcación, ese dinero apenas será una fracción de lo que luego cobren las ONGs de los diferentes organismos de cooperación internacional, Comisión Europea pro derechos humanos, ONU, CE etc dando incluso una guerra entre ONGs para  garantizarse el mayor número posible de recogidas, cada vez mas cercanas a tierra, a veces divisando la costa.

La falsa labor humanitaria de las ONGs, con capacidad real y conocimiento suficiente de las estructuras de las organizaciones mafiosas para poder denunciarlas y para que sean desarticuladas y sus miembros detenidos antes de que pongan a nadie en el mar.

Pero de ese modo perderían su negocio, que ellos justifican hipócritamente como algo a lo que se ven obligados para poder salvar vidas, como un mal menor, como una cooperación necesaria con la única finalidad de salvar vidas. Si no hubiese mafias de tráfico humano por mar, no existirían la tremenda cantidad de barcos propiedad de ONGs dedicados a “salvar y rescatar” a personas encontradas fortuitamente abandonadas a la deriva en mar abierto.

Los “rescates” cada vez son más certeros ycercanos a tierra, cada vez más veces sin ni siquiera ser en aguas internacionales, siendo recogidas las embarcaciones en aguas soberanas de Libia, hasta a sólo 5 kilómetros de la costa, y -curiosamente- las recogidas de embarcaciones “encontradas” a la deriva por las diferentes ONGs, siempre tienen el mismo punto de partida, de modo que se han terminado por repartir las diferentes zonas de partida desde tierra por las diferentes bandas mafiosas, que se han repartido los territorios, las zonas de costa desde donde fletan sus embarcaciones; de este modo se puede comprobar, las actuales tecnologías de satélite lo permiten, se puede comprobar como las diferentes embarcaciones de una misma ONG, siempre recogen lanchas o balsas cargadas desde los mismos puntos terrestres de partida “casualmente” por una banda mafiosas determinada.

Actualmente se puede seguir por satélite a una botella que flote, con mayor certeza las rutas de los barcos de las ONGs que recogen a lanchas neumáticos con motor fletadas desde un punto concreto de una playa, con sus rumbos también trazados por satélite una vez tras otra… y también una vez tras otra y rompiendo todos los récords de la hipotética casualidad, son recogidos por los mismos barcos de las mismas ONGs, no otras embarcaciones de las otras muchas ONGs que navegan por aquellas aguas…”casualmente” siempre los mismos barcos recogiendo a las lanchas con un mismo y único punto de partida, la base de una misma banda mafiosa de tráfico de personas…

Transportistas colaboradores del negocio mafioso del tráfico humano, esa es la triste, cruel y dura realidad de los barcos de las ONGs actualmente.

Este modelo de negocio de tráfico humano, con las ONGs como último eslabón, favorece especialmente a los traficantes, que a veces incluso habían recurrido en el pasado a fletar buques en desuso que luego dejaban a la deriva en el mar hasta que eran rescatados por los diferentes países europeos del sur. Con esta nueva variante de asociación de mafias con las ONGs, han podido ahorrar en gasto, y al mismo tiempo rebajar la presión política y social derivada del alto porcentaje de muertes de personas en el mar, que con ayuda de la prensa afín y a los Lobbys de ideología de izquierda manipulan a sus masas de lectores, que a su vez generan medios económicos y subvenciones para las diferentes ONGs colaboradoras con el oscuro plan de los Lobbys que promueven el efecto llamada en los países de origen, y por lo tanto, colaboradores y promotores en la sombra de las mafias en el inicio de las travesías, con la connivencia de los diferentes países por los que transcurre el éxodo humano, que como los ríos, desembocan en el mar.

Tras estas mafias no sólo está el afán económico, está el movimiento de masas hacia occidente con intensos e incesantes llamadas a un hipotético y falso mundo mejor donde les hacen creer que van a ser acogidos con los brazos abiertos, de manera que se está desestabilizando a la sociedad europea de manera real y con una profunda motivación ideológica, el hecho de que millones de personas con las que no se comparte ningún vínculo de ningún tipo, y no solamente la cuestión racial, sino de tampoco compartir idioma, ni cultura, ni valores, ni modos de vida, ni religión, ni costumbres, ni hábitos higiénicos etc…todo suma a favor de la desestabilización de Europa que promueven los Lobbys de extrema izquierda y los grupos de presión fomentados por grandes capitales, empresarios e ideólogos como George Soros y similares, que entre otras labores ponen en marcha las migraciones con mayorías musulmanas y subsaharianas, las más diferentes y opuestas a la cultura europea en todos los sentidos, y favorecen subvenciones públicas y fondos de apoyo para las diferentes ONGs con barcos implicados en este tráfico de personas, y que, inexorablemente, son próximos a ideologías de extrema izquierda, por mucho que se quieran barnizar como organizaciones apolíticas, lo que a su vez pone en marcha mecanismos de autodefensa de los diferentes países afectados, lo que la extrema izquierda denomina como fascistas o xenófobos, cuando en realidad no dejan de ser millones de ciudadanos en Europa que se han puesto en guardia contra la invasión física, cultural y religiosa que impone la invasión encubierta que supone la migración incontrolada, que altera la economía y el bienestar de los diferentes países y esquilman sus recursos económicos.

Todo tiene relación y todo tiene una lógica aplastante, por mucho que algunos quieran vestirlo de derechos humanos; cuando una embarcación naufraga en cualquier parte del mundo, lo más lógico cuando se trata de un verdadero rescate, es que se le devuelva a su punto de partida o al puerto más cercano de tierra, pero lo que no tiene lógica alguna ni soporta ningún argumento lógico, es recoger a las personas de una embarcación abandonada por las mafias a 10, 30 o 50 kilómetros de una costa, y se lleve a esas personas por parte de las ONGs a cientos e incluso miles de kilómetros de donde fueron recogidos pero en sentido contrario a la tierra, incluso visible de donde fueron recogidos y a donde deberían haber sido devueltos, pero  las ONGs ya se han convertido abiertamente en los colaboradores necesarios y transportistas de las mafias, que incluso se benefician de ello para subir los precios a los migrantes con el argumento anticipado de que no van a tener que hacer ellos en solitario las travesías completas hasta países como Italia o Malta, ya que van a ser recogidos de manera concertada y transportados por ONGs hasta Italia o donde proceda.

Todo esto a su vez puede tener trágicas consecuencias cuando las bandas mafiosas no han pagado a las corruptas patrulleras libias, y estas hacen su trabajo de manera estricta, en cuyo caso los mafiosas huyen y dejan abandonadas a las personas embarcadas en lanchas a la deriva, ya que las patrulleras libias no se hacen cargo de las balsas con migrantes y los dejan a la deriva.

Todo es un engranaje en el que las ONGs tienen su trabajo perfectamente delimitado.

Todo esto no será difundido en casi ninguna televisión o radio, ni privadas ni públicas, salvo honrosas y minoritarias excepciones, al igual que sucederá con los grandes diarios escritos impresos, y con la salvedad de diferentes diarios digitales libres y sin ataduras ideológicas.

4831C49A-F183-4E92-B6C8-D4071CF17EA4

Sin embargo, el caso del Aquarius, una burda acción mediática usada de manera torticera para obtener réditos políticos, romperá todas las reglas de la lógica para tratar de obtener una imagen en el mundo de solidario, una verdadera mascarada, en un país como el nuestro en el que tenemos una lucha constante de hordas de “pacificos migrantes” que tratan de violar nuestras fronteras en Ceuta y Melilla, y a través del mar hacia la península.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s